No hace mucho más de cien años, se descubrieron las aguas artesianas del acuífero profundo del Delta en la población de El Prat; este sistema hidrológico ha constituido el recurso básico de agua empleado para satisfacer las demandas crecientes de una ciudad en expansión.
 
El acuífero profundo del valle bajo y el delta del río Llobregat es una formación hidrogeológica unitaria, es decir, un gran lago subterráneo, que se existente prácticamente desde Pallejá hasta el mar, y se ensancha en la zona del Delta desde Montjuich hasta el macizo del Garraf.
 
La riqueza en agua del subsuelo del término del Prat de Llobregat ha supuesto que este bien sea ampliamente explotado por distintos usuarios. Inicialmente el sector agrícola y el abastecimiento público, y finalmente la industria. La gran implantación industrial producida a partir de los años 60, tanto en el valle bajo como en el Delta, está íntimamente relacionada con la existencia de gran cantidad de agua subterránea de fácil extracción.
 
El conjunto de usuarios agrícolas, industriales y de abastecimiento, impulsados por el Ayuntamiento de El Prat, constituyeron, en los años 70, la Comunidad de Usuarios de Aguas del Delta del río Llobregat, con la finalidad de racionalizar la gestión y explotación, así como proteger también las reservas de agua almacenadas en el acuífero profundo del río.
 
A fin de gestionar el servicio de abastecimiento de agua a la población, el Ayuntamiento de El Prat creó la empresa municipal AIGÜES DEL PRAT, S.A.
 
La constitución de la Sociedad fue aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de El Prat de Llobregat en sesión ordinaria el día 3 de noviembre de 1988. AIGÜES DEL PRAT, S.A. comienza sus actividades el día 1 de mayo de 1989.
 
El Prat de Llobregat es actualmente la única ciudad del área metropolitana de Barcelona con más de 60.000 habitantes que tiene el abastecimiento de agua potable mediante estructuras públicas propias y localizadas dentro de su municipio.